quirófano

El segmento se la salud sigue avanzando rápidamente gracias a los avances tecnológicos, como por ejemplo la aplicación del Sistema de Alimentación Ininterrumpida (SAI) en el sector sanitario.

En la última década, los avances tecnológicos han permitido dar un salto al sector sanitario, usted mismo lo podrá comprobar en los centros de salud, ya sean clínicas u hospitales.

Todas las personas necesitamos en varios momentos de nuestra vida acudir a los servicios médicos, por ello, las empresas buscan mejorar la industria de la salud, incluida la industria del SAI.

El SAI en el sector hospitalario, el complemento perfecto

Las fallos del suministro eléctrico en hospitales tienen solución inmediata en los sistemas de reserva de energía, sin embargo, desde que se produce el fallo hasta que este es solucionado por los generadores de energía pasan unos segundos vitales que pueden acarrear muchos problemas.

En términos de gestión de datos, el SAI en el sector sanitario es un complemento perfecto para los sistemas de información hospitalaria, ya que mantiene en funcionamiento los dispositivos conectados en el lapsus de tiempo que se ponen en marcha los generadores de energía.

Este “tiempo extra”  se ha convertido en un gran beneficio para las empresas de salud, como por ejemplo en clínicas o centros de salud que no cuentan con generadores de energía, siendo el SAI la solución perfecta para ejecutar los programas y cerrar adecuadamente los servidores.

Desde simples ordenadores a resonancias magnéticas

La tecnología que es utilizada en el sector sanitario es variada, desde simples ordenadores para ejecutar la cita a pacientes a los ventiladores a resonancias magnéticas. Además, tenga en cuenta también que los centros de salud requieren de energía confiable para operar numerosos dispositivos críticos como tomografía (CT) escáneres computarizados, de rayos X, analizadores de gases o ultrasonidos. Todos ellos tienen como factor, necesitan la electricidad para funcionar.

Por tanto, una interrupción en el suministro eléctrico de un hospital, aunque sea por unos pocos segundos puede interrumpir miles de operaciones interdependientes. Sumándole además posibles averías en dichos aparatos y cuya reparación es muy costosa o a daños en el hardware y la pérdida de datos.

Debido a ello, el sector no puede confiar en los generadores de luz al 100% como plan B, y es por eso que muchos hospitales ya cuentan con un plan C y apostan por incorporar en sus instalaciones SAIs de alto rendimiento.

La necesidad de un SAI en el sector sanitario. 

Los sistemas de protección de energía en las instituciones médicas tienen estándares más altos que los de uso comercial o industrial. Los SAI están diseñados para asegurar que las organizaciones puedan proteger sus sistemas y aplicaciones mediante el mantenimiento de un flujo constante de energía, incluso en circunstancias extremas.

De acuerdo con estudio hecho por Public Library Of Science, los cortes de energía en los hospitales pueden impactar en muchos niveles diferentes, desde lo que es difícil recibir atención hasta al mantenimiento de los recursos disponibles. Siendo la causa más común los eventos naturales extremos, como la nieve, la lluvia, tormentas o tornados.

Con un SAI en el sector sanitario se evitan aparte de averías y perdida de datos, las reclamaciones de negligencia y homicidio culposo que potencialmente podrían derivar en costosas demandas, ante un fallo en la red eléctrica.

Dado la dependencia de los hospitales, clínicas y centros médicos de la electricidad para operar con normalidad, hace que el SAI en el sistema sanitario sea una necesidad para salvaguardia una corriente eléctrica limpia, evitando con ello sobretensiones, caídas de tensión, insuficiencia potencia total, y las diferencias de frecuencia.

Deja una respuesta