Las baterías proporcionan suministro eléctrico a los SAIs para poder seguir trabajando con los equipos en caso el corte de corriente sea prolongado. Actualmente existen distintos tipos de baterías, por ello te explicamos cuales son esos tipos que podrás encontrar actualmente en el mercado.

Anteriormente ya hemos explicado las características de las baterías, así como el tiempo aproximadamente por el que debes cambiar la batería del SAI). Por ello creemos que es importante que ahora conozcas los distintos tipos de baterías.

Principales tipos de baterías

Dependiendo de la naturaleza interna de la batería y sus características electroquímicas, podemos distinguir varios tipos de baterías:

  • Baterías de plomo-ácido: Están formadas por electrodos de plomo bañados en un electrolito de ácido sulfúrico Las hay de muchos tipos y en general son económicas y fáciles de fabricar. No admiten sobrecargas ni descargas profundas y tienen un peso y volumen elevados para la energía que almacenan.
  • Baterías de niquel-cadmio (Ni-Cd): Este tipo de baterías están formadas por electrodos de cadmio bañados en un electrolito de hidróxido de potasio. Funcionan bien en un amplio rango de temperaturas y se pueden sobrecargar sin sufrir daños. Admiten descargas profundas y proporcionan un buen número de ciclos, pero acusan mucho el efecto memoria. Su peso y volumen, aunque mejores que los de las baterías de plomo-ácido, siguen siendo elevados para la energía que almacenan.
  • Baterías de niquel-hidruro metálico (Ni-MH): Formadas por un ánodo de cadmio y un cátodo de aleación de hidruro metálico. Están sustituyendo a las baterías de niquel-cadmio por su menor efecto memoria y mayor capacidad. Sin embargo, el número de ciclos que proporcionan es menor y no trabajan bien con frío extremo, que reduce drásticamente su capacidad.
  • Baterías de iones de litio (Li-ion): Emplean un ánodo de grafito y un cátodo de óxido de cobalto,  trifilina  u óxido de manganeso. Su capacidad es elevada en relación a su peso y volumen, teniendo además un factor de autodescarga muy reducido. Casi no se ven afectadas por el efecto memoria y pueden cargarse sin necesidad de haber sido descargadas previamente. Como contrapartida no soportan bien los cambios de temperatura y no admiten descargas completas, sufriendo mucho cuando éstas ocurren.
  • Baterías de polímero de litio (Li-Po): Son una variación de las baterías de iones de litio que mejoran sus características de peso y volumen, así como su tasa de descarga. Al igual que sus primas de iones de litio acusan mucho las descargas profundas, quedando prácticamente inutilizadas si se descargan en exceso.

Cuanto más deprisa se descargan, menos energía proporcionan

Después de conocer los distintos tipos de baterías, le conviene tener en cuenta algunas cosas en lo referente a la hora de almacenar y utilizar las baterías.

El factor de autodescarga condiciona el tiempo que una batería puede almacenarse sin sufrir daños. Si bien las baterías de litio pueden aguantar años sin descargarse y dañarse, el resto de tecnologías acusan una autodescarga que las dañará en unos meses. ¿Cómo podemos evitar que se estropeen? Cargándolas cada 2-6 meses, según la tecnología. Las de plomo mejor cada pocos meses; las de Ni-Cd ó Ni-MH un par de veces al año.

Las baterías no aportan la misma cantidad de energía si se descargan poco a poco o si se descargan rápidamente. Cuanto más deprisa se descargan, menos energía proporcionan. Este efecto no es muy acusado en las baterías de litio pero sí lo es en las demás tecnologías, especialmente en las baterías de plomo.

Cuando hablamos de la capacidad de una batería en amperios / hora (Ah), esta capacidad se refiere a un tiempo de descarga «estándar» de 20 horas. Por ejemplo, una batería típica de plomo AGM de 12V y 7Ah nos brindará esos 7Ah si la descargamos durante 20 horas (o más). Si el tiempo de descarga es de 10 horas, obtendremos en torno al 90% de esta capacidad. Si el tiempo de descarga es de 1 hora, será en torno al 60% y si el tiempo de descarga es de menos de 5 minutos, nos dará en torno a un 30%. Los valores exactos dependen del tipo de batería, aunque cada batería concreta tiene sus curvas de descarga características.

En Lapara disponemos de varios tipos de baterías para adaptarnos a las necesidades de cada cliente, y recuerde que puede obtener más información relacionada sobre las baterías de los SAIs en nuestro blog.

Deja una respuesta